EMAIL

ricardoreyes@adultomayorinteligente.com
 

TELÉFONO

771-7192664
771-7184665

OFICINAS

Av. Juaréz 803, Col. La Villita C.P 42060

COLAPSO DEL CUIDADOR: UNA REALIDAD ACTUAL

El colapso del cuidador sin duda es un tema de carácter vital dentro de la medicina geriátrica. La gran mayoría de nosotros lo conocemos, hemos escuchado del tema, hemos tenido acercamiento a un cuidador o nosotros mismos, hemos podido experimentar esta fase ya sea por necesidad o propio deseo. Pero en realidad, sabemos lo que significa y de ser así, porque hablamos poco de esto, así como de las repercusiones que puede traer a nuestras vidas. Todos buscamos una buena calidad de vida para nuestro adulto mayor, por lo tanto conocer el colapso al cual estamos todos expuestos, permitirá entender una parte vital de la geriatría actual.

 

“Puede llegar una etapa en la vida del cuidador que podrá pasar de ser  cuidador al ser cuidado“

 

El colapso del cuidador se presenta cuando la carga de cuidado o trabajo del cuidador sobrepasa su capacidad física, económica y emocional a grados extremos que lo puede llevar a un estrés excesivo ( burnout=estar acabado ), que sin duda y de forma grave pueden llevar al cuidador a una depresión, muerte o suicidio.

 

Una de las primeras situaciones que se vigilan en el paciente adulto mayor y que se consideran prioritarias dentro de una consulta, es sobre el grado de salud que tiene el cuidador primario familiar o incluso el cuidador primario pagado. Esto es real y muy importante, ya que pocas veces se toma en cuenta que tan agotado, desgastado o deteriorado se encuentra la salud del cuidador.  Es realmente importante evaluar si existen las capacidades básicas para cumplir con las crecientes exigencias de un familiar adulto mayor enfermo.

 

“Cuidador primario: Eje central del manejo del adulto mayor enfermo, de tal forma que el éxito de cualquier tratamiento o manejo médico dependerán en gran medida de este miembro y del apoyo que reciba por el resto de la familia“

 

Hoy día es muy común y frecuente encontrar solo un familiar responsable de prácticamente todo lo que representa el cuidado del adulto mayor. Este familiar no solo representa lo bueno y digno de este proceso, también resulta ser objeto de críticas duras y reclamos, que provienen del resto de la familia, en su gran mayoría injustas. Este común denominador al ser evaluado, puede reflejar un concepto conocido como síndrome de culpabilidad, algo que se observa muy frecuentemente en estos procesos.

 

No se necesita leer muchos estudios para demostrar que en todo el mundo y en nuestro país, el cuidador primario casi siempre es una mujer, incluso si es un cuidador pagado. Esto ejemplifica el rol tan importante que tienen las mujeres actualmente en el papel de cuidadora primaria. Gracias a sus cuidados, tiempo y dedicación, hacen posible una mejor calidad de vida de su adulto mayor. Sin duda, debo reconocer este esfuerzo.

 

El papel del cuidador va más allá de lo que conocemos. Esa persona que cuida, además de tener la enorme responsabilidad que tiene hacia el adulto mayor, es una persona como cualquier otra que debe aprender a cuidarse, debe realizar su trabajo como madre o padre, darse tiempo de realizar sus pagos, compras, necesidades, convivir con sus amigos, darse tiempo de esparcimiento, debe atender sus propias enfermedades, cuidar su salud mental y tener espacio para tener una vida sexual sana.

 

Es por eso, que cada día se toma más en serio y se reconoce la importancia que tiene el cuidador en el contexto geriátrico. Es un tema que se estudia con mayor detenimiento no solo en México sino en todo el mundo, tanto que ha sido considerado como un síndrome geriátrico de suma importancia.

 

Las finalidades que se buscan son:

  • Que el cuidado de los adultos mayores se haga en las mejores capacidades físicas, emocionales, sociales, siendo justas y equitativas a las necesidades.

 

  • Proteger al cuidador primario de colapso, educando y ejerciendo una medicina preventiva, evitando enfermedades.

 

  • Comunicación efectiva con la familia. Se buscan, se planean los caminos más correctos y equitativos para el cuidado de su adulto mayor.

 

El papel del médico Geriatra es vital en este tema. Se debe evitar el colapso del cuidador. Hoy se cuenta con herramientas y experiencia disponible para ayudar a un diagnóstico completo y rápido. El éxito de este proceso, de manera primordial recae en el círculo familiar. Ellos serán los primeros en aceptar este proceso como algo importante, para después asumir la responsabilidad y jerarquía requeridas.

 

 

Consideraciones que debe tener en cuenta un cuidador:

 

  • Es normal que pueda sentirse frustrado, culpable o agobiado ante el cambio de vida.
  • Debe mantener una actitud abierta y honesta siempre
  • Debe expresar sus sentimientos y buscar apoyo inmediato donde se ofrezca
  • Debe aprender a exigir ayuda o apoyo cuando lo considere
  • Nunca tener la errónea idea de “ puedo con todo, esto me toca, así es la vida, para eso me pagan “
  • Debe aprender a delegar funciones al resto de la familia
  • Nunca debe negarse a la idea de que familiares participen en el cuidado del adulto mayor solo por considerar que pueda ser perjudicial
  • Debe aprender a ver los problemas del adulto mayor desde una perspectiva del paciente, las ofensas pueden ser producto de una enfermedad, no es intencional y no es personal
  • Debe aprender y aceptar el deterioro de salud del adulto mayor
  • Evitar co-dependencia y la falta de límites en el cuidado

 

La ayuda profesional debe buscarse de forma inmediata en caso de que el cuidador presente:

 

  • Pérdida de la paciencia o control de alguna situación
  • No exista felicidad o bienestar en ninguna tarea de la vida
  • Enojos continuos con el adulto mayor cuidado
  • Aumento o falta de sueño
  • Fatiga, estrés, agotamiento excesivo
  • Su vida gira entorno al adulto mayor cuidado
  • Se piensa que nadie puede cuidarle mejor
  • Sentimientos de depresión, angustia, ansiedad o desesperación
  • Trastornos de la alimentación
  • Consumo frecuente de alcohol o drogas
  • Llanto fácil y frecuente
  • Ideas suicidas
  • Poca o nula tolerancia a la frustración
  • Descuido en el arreglo personal y aseo
  • Culpabilidad y vergüenza constantes

 

El cuidador primario no siempre elige este rol. Muchas veces la necesidad familiar, el destino o necesidades económicas hacen que se sumerja en un mundo desconocido. Se nos ha enseñado con el paso de los años que los hijos son los responsables de sus padres en la salud y enfermedad. Siendo correcta esta afirmación, difiero solo que como país y sociedad, no hemos sido educados para esto de la forma correcta. Los costos emocionales y económicos de esta dura encomienda  son dignos de análisis y reflexión.

 

El colapso del cuidador es un tema que sirve de ejemplo perfecto para demostrar la importancia de la palabra corresponsabilidad. Hoy se debe reconocer este tema como prioritario a todos aquellos que tienen la fortuna de contar con un adulto mayor en casa. Deben saber que en la actualidad no se encuentran solos para enfrentar estos procesos difíciles y complicados. Desde una asesoría individual, reunión familiar, grupos de apoyo con su médico geriatra, se han podido resolver y orientar casos de forma exitosa.

 

“El colapso del cuidador es un tema geriátrico que continuara pasando el día de hoy y mañana. La diferencia en cómo lo enfrentemos, está en la visión correcta  que le demos como familia y sociedad”

Muchas gracias por leer esta página, agradeceré mucho tu comentario !!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This