EMAIL

ricardoreyes@adultomayorinteligente.com
 

TELÉFONO

771-7192664
771-7184665

OFICINAS

Av. Juaréz 803, Col. La Villita C.P 42060

LA FAMILIA ANTE EL ENVEJECIMIENTO

La familia en la actualidad sigue representando el núcleo vital del ser humano. Es en ella donde nos sentimos protegidos, seguros y ante cualquier situación de riesgo sabemos que encontraremos en ella un apoyo total y desinteresado.

Es esta misma familia la que hoy día experimenta cambios drásticos hacia el adulto mayor. Las necesidades de las personas envejecidas son múltiples y el primer recurso siempre será el núcleo familiar. Pero aunque consideremos esta parte lógica como ser humano, por desgracia en muchas ocasiones la familia puede representar para el anciano un lugar de sufrimiento, desdicha, maltrato, desprecio donde su calidad de vida se verá traicionada y sin duda podrá a llegar a ser disfuncional como ser humano.

Envejecer resultara complicado para todos los miembros de una familia actualmente. Las necesidades que se apreciaban hace unas décadas hoy son sustituidas por generaciones que creen menos en el matrimonio,  creen menos en los hijos y es aquí donde la confianza por una familia comienza a perder valor. Debemos considerarlo muy bien, porque este fenómeno es cada vez más creciente.

Hoy vemos matrimonios adultos mayores que se cuidan mutuamente sin hijos. Vemos cada vez familias con 10 hijos y solo 3 interesados en el cuidado de sus padres envejecidos. Vemos hijos adultos mayores cuidando a sus padres de 90 años o más. Hoy vemos a amigos, vecinos, sobrinos cuidando adultos mayores que no tienen familiares directos en su lugar donde radican o se encuentran fuera del país de origen. También vemos cada vez más nietos interesados en el cuidado de sus abuelos e hijos totalmente ausentes. Y así podríamos continuar los ejemplos de lo que logramos ver cada día. Estos cambios son inminentes y no podremos cambatirlos con un simple deseo. Hoy tenemos que adaptarnos a esos cambios pero siempre con responsabilidad y una lógica de transformación que nos permita dar pasos sencillos y prácticos que podrán dar una diferencia drástica en el cuidado de la vejez.

 

Que debemos hacer ante esta situación? Hoy debemos entender que todos somos responsables de nuestros padres, abuelos y familiares adultos mayores. Debemos quitar esa idea que tanto perjudica que solo en un familiar recae la responsabilidad del cuidado hacia un abuelo. Debemos borrar la idea de ser jueces exigentes y críticos para ponernos en acción hacia los cambios que se requieren.

Poner sobre la mesa las necesidades más básicas del adulto mayor como son vivienda, vestido, atención médica, sentido pertenencia, trato digno y justo, derecho a la comunicación efectiva, convivencia, actividades culturales, sociales, familiares y religiosas, nos permitirán reconocer  y adaptarnos con tiempo hacia las exigencias de estos cambios. Nos permitirán dar conciencia y nos podrán ayudar a asumir la responsabilidad de esta gran tarea. Sobre todo nos ayudará a enfrentar con inteligencia los ciclos y los roles que tendremos que vivir en la familia con un pensamiento “  Hoy es por ellos, mañana sin duda será para nosotros “.

 

Hoy día el hacernos las mejores preguntas, esperaremos respuestas dignas:

 

  • Cuáles son las necesidades físicas, afectivas, sociales, económicas de nuestro adulto mayor ?
  • Se pueden brindar los cuidados por nosotros o debemos contemplar apoyo externo ?
  • Como podemos ayudar a nuestro adulto mayor para brindarle la mayor autonomía, independencia, aumentando con esto su calidad de vida ?
  • Quienes apoyan en la familia, con tiempo y dedicación ?
  • Quienes aportan en la familia en lo económico ?
  • Que medicamentos usa y que enfermedades tiene ?
  • Nuestro adulto mayor está en condición de vivir solo ?
  • Necesita nuestro adulto mayor integrarse a vivir con los hijos y valoramos todas las consecuencias de este acto ?
  • Cuál es el servicio médico geriátrico adecuado para el control y vigilancia de enfermedades y cultura de la prevención ?

 

Hoy día la familia sigue y seguirá representando el punto vital del ser humano. Más que los buenos deseos, hoy día la familia requerirá una mejor y excepcional orientación así como educación sobre envejecimiento. Debemos luchar contra la negativa y la ignorancia de estos temas que tanto daño provoca.

Hoy debemos reconocer que no estamos solos en este camino.  La atención de la familia y de los cuidadores es un deber no cuestionable de los profesionales de la Geriatría, que serán los encargados de buscar las dinámicas y alternativas suficientes para asesorar y tratar no solo al adulto mayor sino a la familia en una búsqueda absoluta llamada “ Calidad de Vida “.

 

 

“ La familia debe adaptarse para vivir con el adulto mayor y no al revés “

Muchas gracias por leer esta página, agradeceré mucho tu comentario !!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This