EMAIL

ricardoreyes@adultomayorinteligente.com
 

TELÉFONO

771-7192664
771-7184665

OFICINAS

Av. Juaréz 803, Col. La Villita C.P 42060

ODONTOLOGÍA EN EL ADULTO MAYOR

La Odontología en el adulto mayor es referida o mejor conocida como la salud oral o higiene bucal y representa en la actualidad un tema de poca atención, en cuanto a tratamiento y prevención se refiere en los pacientes geriátricos. Contando con el hecho de que en esta etapa de la vida, es donde se encuentra el mayor deterioro dental, amerita una consideración y una gran oportunidad de valorar los aspectos de mayor relevancia para un mejor cuidado y tratamiento.

 

La problemática bucal en el adulto mayor puede ser tan grave, que es considerada como una las principales causas de morbimortalidad del anciano. Los problemas identificados van desde enfermedades sistémicas, desnutrición, disminución del sistema inmunológico, depresión y aislamiento social, que llevan a  pérdida de la calidad de vida de nuestro adulto mayor y que sin duda pueden llevarlo hasta la muerte.

 

Es importante y de suma relevancia el reconocer que existen cambios derivados del envejecimiento en la boca y más interesante aún, aprender a considerar el apoyo necesario para un manejo óptimo y eficiente al momento de detectar problemas bucales.

 

Muchos de los cambios que se producen en los dientes del adulto mayor no solo son debidos a la edad, sino consecuencia de efectos que se producen por el desgaste, hábitos, exposición de ácidos en la dieta y enfermedades sistémicas. Los dientes podrán adquirir una coloración amarillenta, serán más frágiles y con menor permeabilidad. El desgaste de las 3 capas más importantes del diente: esmalte, dentina y pulpa, aunado a la pérdida de esmalte dentario, se podrá traducir en una menor percepción de estímulos dolorosos por parte del anciano.

 

Se ha establecido que hasta el 90% de adultos mayores, han tenido una experiencia con las caries de raíz ( más frecuentes en este grupo edad ), que representa una causa principal de extracción dental. En este punto, existen factores bien identificados que aumentan el riesgo de caries como son: tabaquismo, xerostomía ( boca seca ), mala alimentación, etilismo, enfermedades demenciales y uso de fármacos destacando los antidepresivos, antihipertensivos, diuréticos, antihistamínicos por comentar solo algunos.

 

La enfermedad periodontal o también conocida como periodontopatías, se caracteriza por la destrucción de los tejidos de soporte del diente que trae como consecuencia la movilidad del diente  y sin un tratamiento representará la pérdida del mismo. Esta enfermedad periodontal puede ser provocada por acúmulo de placa dentobacteriana y la naturaleza de los alimentos, resultando en inflamación de las encías mejor conocida como gingivitis. Se sabe que el envejecimiento no es sinónimo de enfermedad periodontal, pero una higiene bucal deficiente como se observa en su gran mayoría en la vejez, hace más predispuestos a los adultos mayores a padecerla.

 

La pérdida parcial o total de los dientes naturales se le conoce como edentulismo. Esta sin duda, es una causa bastante observada en consulta geriátrica que conlleva a considerar el uso de dentaduras o también llamadas prótesis dentales. Este rubro es conocido como el de mayor impacto social y personal dentro del adulto mayor. Existe natural renuencia para el uso de las mismas, con un gran reto a nivel geriátrico. Es válido mencionar la existencia de riesgos detectados en consulta que podrán poner en jaque la permanencia y uso de estas prótesis, siendo las más importantes: disminución en la capacidad de percibir sabores, consistencia y textura de los alimentos, movilización de la dentadura, dolor o incomodidad a la masticación, percepción de una mala estética provocando miedo y pena para su uso. Aún con estos riesgos, es por demás conocido que los beneficios que otorgan las prótesis dentales en el adulto mayor, son de gran impacto y relevancia clínica.

 

La xerostomía o boca seca en los adultos mayores, se traduce como la sequedad bucal, derivado de la disfunción de glándulas salivales en la vejez, estados de deshidratación observados en enfermedades agudas como diarrea y vómito, mala ingesta de líquidos, desnutrición, así como presencia de enfermedades sistémicas-inmunológicas. Su detección es más frecuente en mujeres que en hombres y aumenta considerablemente en pacientes con uso de diversos fármacos o polifarmacia, muy común en él anciano.  La saliva desempeña un papel fundamental en el cuidado de la salud bucal, manteniendo protegida y lubricada a la mucosa bucal, siendo auxiliar en la masticación, deglución y digestión, favoreciendo el gusto por los alimentos.

 

La mucosa oral del adulto mayor se vuelve más delgada y frágil. Se observan con mayor frecuencia varices sublinguales, atrofia, aumento glándulas sebáceas. El número de terminaciones nerviosas sensitivas disminuyen a nivel de lengua, esto  aunado a la pérdida o atrofia de papilas filiformes y agrietamiento, disminuyen considerablemente los corpúsculos gustativos, con los esperados cambios en el sentido del gusto ampliamente conocidos.

 

El cáncer bucal, suele ser indoloro, con presentaciones clínicas variables y confundirse rápidamente con traumatismos de la mucosa.  Toda lesión crónica, indurada con rápida evolución debe ser investigada con urgencia. Las localizaciones más frecuentes suelen ser labio inferior, lengua, mucosa oral y suelo de la boca. Es mucho más frecuente en hombres pero actualmente se observa cada vez más en mujeres por el aumento y consumo de tabaco, alcohol, entre otros. La exposición a los rayos de sol tiene relevancia en el rubro de cáncer labial. La cavidad bucal se puede examinar con facilidad y gracias a esto el diagnóstico precoz de cáncer puede ser una realidad convertida en ventaja.

 

Muchos continúan con la creencia de que la pérdida de un diente en la vejez por caries o enfermedad periodontal es inevitable. Nada más lejos la realidad. Muchas de estas enfermedades se pueden evitar gracias a una cultura de prevención que continua siendo baja en nuestro país. Existen muchos rangos desafortunadamente  en cuanto a salud bucal se refieren como son apatía, problemas financieros, logísticos,  las falsas creencias al considerar un tratamiento bucal no relevante en el anciano.

 

Los ejemplos existen y sobran dentro de la consulta geriátrica. Hablar de las  dimensiones y problemas que se detectan en cuanto a salud bucal se refiere en el adulto mayor, ameritaría un capítulo extra tan solo para abarcar los rangos más importantes detectados y su justificación.

 

Hablar del beneficio que lleva la prevención, es considerar la visita al médico geriatra para detección y control de enfermedades sistémicas, quién sin duda recomendará  la visita a su médico odontólogo para una asistencia dental profesional, quienes serán los encargados de la detección de problemas en la mucosa oral, ajuste y revisión de prótesis, limpieza dental,  uso de flúor, enjuagues, cepillos, hilo dental, técnicas de prevención y cuidado, con un gran aporte a la calidad de vida del adulto mayor.

 

 

“ Una vida entera comiendo, bebiendo, hablando, sonriendo, respirando, exponiéndonos al frío, al calor, al aire, a la lluvia, todos con un común denominador de entrada llamada BOCA, tienen que dejar de manera forzada una marca o cicatriz, aún en los organismos más fuertes y eficientes“

Muchas gracias por leer esta página, agradeceré mucho tu comentario !!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This