EMAIL

ricardoreyes@adultomayorinteligente.com
 

TELÉFONO

771-7192664
771-7184665

OFICINAS

Av. Juaréz 803, Col. La Villita C.P 42060

CIRUGÍA EN EL ADULTO MAYOR

Aún en la actualidad,  mucha gente  se pregunta si un procedimiento quirúrgico se debe ofertar a un adulto mayor, esto derivado a consecuencia de una falsa creencia de que una edad avanzada o  vejez, es limitante para ofrecer una cirugía. En muchas ocasiones se llega a suponer que los riesgos son inminentes y mortales, lo que conlleva a la toma de decisiones equivocadas en el supuesto de no existir una razón solo por el simple hecho de estar  “viejo“, lo cual es completamente absurdo.

 

La cirugía geriátrica en la actualidad ha tenido un desarrollo de alto impacto y sigue avanzando a pasos cada vez más rápidos. Esto se debe a gran medida a que hoy día tenemos mejores conocimientos sobre como envejecemos, mayores médicos especialistas interesados en este tema y por supuesto,  al contar con  una población de adultos mayores importante y que crece cada día más en nuestro país ENVEJECIMIENTO EN MÉXICO, parece inminente dejar a un lado los mitos y falsas creencias, para enfocarnos a las realidades que hoy día permiten que nuestro adulto mayor obtenga todos los beneficios de un procedimiento quirúrgico sin someter a juicio su edad o condiciones físicas derivadas de un envejecimiento fisiológico.

 

Es inminente que al ofertar un procedimiento, este resultará en una compleja toma de decisiones que parte desde la médica, familiar pero sobretodo del mismo paciente, por la gran carga emocional que esto conlleva.  Se requiere de una gran responsabilidad  médica ante esta situación con los familiares y paciente. Se deben platicar absolutamente todas las dudas que resulten, uso de planteamientos claros y precisos sobre los alcances de una cirugía, riesgos y beneficios, con una comunicación por demás efectiva.

 

Vale la pena profundizar el concepto de beneficio o ganancia al ofertar un procedimiento quirúrgico. Aquí sin duda, entran temas por demás importantes  como es la parte ética y profesional. En nuestras manos está la claridad absoluta de como poder profundizar los beneficios inmediatos y a corto plazo esperados de un procedimiento, así como la ganancia en la calidad de vida a nuestro paciente. En estos momentos, se me viene a la cabeza una pregunta que se realiza constantemente por familiares, que desde mi punto de vista es evidentemente valida, cierta y profunda, que requerirá una respuesta digna y verdadera   ¿Usted qué haría si fuera su familiar?

 

Por otro lado,  el profesional de la salud, debe evitar caer en la culpabilidad que pueden experimentar familiares hacia su paciente y con la frase de “ haga todo lo que sea necesario para salvar la vida de mi familiar “, se lleguen a ofertar procedimientos que anticipadamente sabremos,  no llegaran a un beneficio y que estamos probablemente en la antesala de multiabordajes médicos, técnicas invasivas, estancia prolongada hospitalaria, uso de terapia intensiva, encarnizamiento terapéutico, que resultarán dolorosos a corto plazo y que no darán los beneficios médicos esperados a nuestro paciente.

 

Es aquí donde podemos visualizar la experiencia que nos da el tiempo como especialista. La familia y nuestro paciente, solo necesitan o exigen una situación muy simple y sencilla, que no debe representar en lo absoluto dificultades para los profesionales de la salud  “una relación médico-paciente-familiar de excelencia“,  que genere la confianza  necesaria que derive en un respeto absoluto y brinde soporte emocional suficiente, para que la toma de decisiones en base a necesidades  sea  rápida y cómoda para todos.

 

Los procedimientos quirúrgicos en el adulto mayor se realizaran cada vez más con el paso de los años. Como cualquier etapa de la vida, el paciente geriátrico será sometido a cirugía de manera electiva, de urgencia o emergencia. La toma de decisiones, aunque complicada, cada día deberá ser más fácil y profesional. Aquí es donde la Geriatría toma un papel fundamental en el equipo médico multidisciplinario a cargo. Es aquí donde todos los protocolos serán activados para llegar a concluir de manera holística la identificación de riesgos que podrían ser contundentes y los costos-beneficios en la calidad de vida que nos ofrece un procedimiento.

 

Hoy más que nunca, las especialidades quirúrgicas toman ventaja de estos protocolos existentes y las capacidades actuales que brinda la Geriatría como especialidad médica. Esto resultara en procedimientos cada día más seguros, de alta de calidad humana y científica.

 

Un inminente error a mi juicio, que sigue ocurriendo en la actualidad, es continuar considerando al adulto mayor no candidato a cirugía simplemente por su edad.  La experiencia que nos da el ejercicio de nuestra profesión, aunado a resultados que nos proporciona la ciencia,  da como indicativo los buenos resultados comparables a otras etapas de la vida.

 

Hoy las diferentes especialidades quirúrgicas existentes, continuaran ofertando procedimientos quirúrgicos a adultos mayores  con tasas de éxito elevadas. No se podrá limitar esta situación, ya que representa un derecho del paciente y una necesidad médica básica.

 

La ciencia médica avanza cada día más, en un futuro no muy lejano, la cirugía en el adulto mayor podrá iniciar una nueva etapa o transición, que proporcione mayor investigación en este rubro llamado envejecimiento, con resultados simplemente espectaculares.

 

“Después de todo, somos seres humanos con necesidades. No debemos estar solos ante una decisión. Actuemos con la naturaleza de un verdadero ser humano“

Muchas gracias por leer esta página, agradeceré mucho tu comentario !!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This