EMAIL

ricardoreyes@adultomayorinteligente.com
 

TELÉFONO

771-7192664
771-7184665

OFICINAS

Av. Juaréz 803, Col. La Villita C.P 42060

SEXUALIDAD EN EL ADULTO MAYOR

En principio básico, la sexualidad nos acompaña toda la vida. Una falsa creencia que se vive aún en nuestros días, es considerar que el envejecimiento nos vuelve automáticamente asexuales y por lo tanto nacemos con una programación para dejar de interesarnos en estos temas, para muchos  irrelevantes y no considerados en el adulto mayor. Nada más falso que eso. La vida sexual de los adultos mayores se ha presentado por mucho tiempo como una gran incógnita, llena de dudas, poco estudiada y mal dirigida.

 

La reserva, el silencio, el tabú de los adultos mayores ante la sociedad sobre estos temas, son debido a los falsos estereotipos que ha impuesto la gente de manera incorrecta y desinformada. Se critica al viejo por el deseo de participar y ejercer su sexualidad. Hemos sido participes como sociedad ante los mitos y falsos conceptos de la sexualidad, que actualmente solo se ve relacionada a jóvenes, coito, cuidados para evitar embarazos, enfermedades de trasmisión sexual, etc. Y si bien, todo lo anterior es importante, perdemos de vista que la sexualidad en el adulto mayor va más allá, dando lugar a aspectos que se consideran fundamentales relacionados con intimidad, erotismo, compañía, aceptación, placer, preferencias, calidad de vida.

 

“Sexualidad en el adulto mayor es la expresión psicológica de emociones y compromiso que requiere la mayor cantidad y calidad de comunicación entre compañeros, en una relación de confianza, amor, compartir y placer, con o sin coito”

Maslow

 

Quizá, los factores que más influyen en la sexualidad del adulto mayor son la falta de compañía y de salud, principalmente en lo referente a la funcionalidad. No se sabe discriminar entre la expresión biológica y física, en contraposición a las emociones que despierta la sexualidad en el adulto mayor.

 

Toda sociedad, estado, religión, familia e individuos, han impuesto de manera errónea códigos o reglamentos prohibitivos para la conducta sexual que ha llevado desde muchos años a su negación, motivo por el cual es complicado hoy día retomar estos temas.

 

La sexualidad es imprescindible e instintiva, debe aplicarse y vivirse con dignidad. Asimismo a través de los años, se ha dado más importancia a la sexualidad masculina que a la femenina, reflejando un machismo inútil como sociedad. Mientras que el hombre se preocupa por el desempeño y prestigio, en la mujer la atracción y aceptación podrían ser la diferencia al hablar de sexualidad en la vejez. Dos conceptos vitales que deberán trabajarse y cambiarse con el tiempo.

 

Existen cambios esperados en la sexualidad durante la vejez. La respuesta sexual es más lenta, en especial en los hombres, donde la disminución de la libido, la disminución de testosterona, la disminución gradual del volumen testicular, la necesidad de mayor estimulación táctil y enfermedades sistémicas, pueden determinar una disminución en el apetito sexual. La disfunción eréctil en el hombre no es parte del proceso de envejecimiento normal

 

En la mujer la menopausia representa un paso muy importante en la sexualidad. Los cambios estéticos cumplen un papel importante, el sentido de la atracción puede representar un paso fundamental. El déficit de estrógenos produce cambios urogenitales, aumentado el dolor durante el acto sexual, no obstante, esto no tiene relación a una disminución de la libido o debe ser vista con la importancia suficiente como para abandonar la vida sexual. La lubricación vaginal postmenopáusica es más tardada, requiriendo mayor estimulación a partir de los 60 años. Debemos tener en cuenta que la menopausia no marca en definitiva el camino de la sexualidad. Hay factores demostrados como la edad, existencia o no de una pareja estable, condiciones aceptables de salud, uso de fármacos entre otros, que determinan este proceso.

 

Cambios fisiológicos de la respuesta sexual en el adulto mayor

HOMBRE MUJER
Disminuye niveles testosterona Disminuye niveles estrógenos y progesterona
Disminuye espermatogénesis Aumenta la hormona luteinizante
Disminuyen los testículos Aumenta hormona foliculoestimulante
Aumenta la próstata Disminuye tamaño de cérvix, útero y ovarios
Disminuye viscosidad y volumen de líquido seminal, erección menos fuerte Disminuye la lubricación
Respuesta lenta a la excitación Respuesta lenta a la excitación
Menor duración en el orgasmo Menor duración en el orgasmo
Mayor periodo refractario post-orgasmo Se mantiene capacidad multiorgásmica

 

 

Ejemplos de fármacos que alteran el funcionamiento sexual

Antihistamínicos Prazosina
Diazepam Espironolactona
Propanolol Antidepresivos
Antipsicóticos-ansiolíticos Anticonvulsivantes
Antihipertensivos calcioantagonistas Diuréticos

 

 

Ejemplos de enfermedades que alteran el funcionamiento sexual

Diabetes mellitus Hipertensión arterial sistémica
Ateroesclerosis Neuropatía diabética
Déficit de vitamina B Demencia
Tabaquismo y alcoholismo Insuficiencia cardiaca
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica Osteoartrosis-Artritis reumatoide
Patologías de próstata en el hombre Depresión
Enfermedad vascular cerebral Enfermedad de Parkinson
Insuficiencia hepática Trastornos de la glándula tiroides
Incontinencia urinaria Disfunción eréctil

 

 

La disminución del apetito sexual puede ser el inicio de una patología subyacente. Esto es muy importante saberlo y debe ser siempre considerado como algo prioritario para informar a su médico geriatra.

 

Un tratamiento exitoso requiere el conocimiento, la confianza y la sensibilidad del especialista, para proponer y explicar que existen tratamientos con medidas individuales que pueden ayudar a una vida sexual más plena.

 

Se recomienda tener buenos hábitos alimenticios, dietas equilibradas, realizar ejercicio constante y programado, evitar consumo de alcohol en exceso, evitar tabaquismo. Parte del tratamiento podrá consistir en psicoterapia de pareja, terapia grupal, siempre como opciones para tomar en cuenta. Los tratamientos farmacológicos siempre deben ser considerados por su médico geriatra, ya que están basados de forma individual a cada tipo de problema en particular. Deben evitarse la implementación de recomendaciones que no sean hechas por profesionales de la salud.

 

Grandes mitos de la sexualidad en la vejez:

 

  • La función sexual solo sirve para la procreación.
  • La actividad sexual se representa solo con la atracción física.
  • La actividad sexual es solo de jóvenes, disminuye con la edad madura y es inexistente en la vejez.
  • Se ama solo cuando se es joven y las relaciones sexuales están en función del amor romántico.
  • El nivel óptimo del funcionamiento sexual, se alcanza en la juventud. Cuando se es viejo prácticamente se torna incapacitante para el acto sexual.
  • Los adultos mayores no tienen capacidad fisiológica para la respuesta sexual.
  • A los adultos mayores no les interesa el sexo.
  • Las preferencias sexuales son más frecuentes y marcadas en la vejez.
  • Los adultos mayores que se interesan en el sexo son pervertidos o perversos.
  • Es anormal, indecente o de mal gusto que los adultos mayores manifiesten sus intereses sexuales.
  • La actividad sexual es perjudicial para la salud del adulto mayor.
  • La homosexualidad, bisexualidad y transgénero no forma parte de la sexualidad en el adulto mayor.

 

Demencia y sexualidad

 

Especial atención merece este punto, entender los comportamientos que tienen muchos pacientes  en etapas de la enfermedad nos ayudara a precisar mejor la situación que pueden vivir. Pueden tener etapas con deseo sexual exagerado, búsqueda de pareja a todo momento, aparenta un acto obsceno nunca antes visto en su pareja incluso en su cuidador primario, poniendo en predicamento a toda la familia. Exponer el cuerpo, en especial genitales, insinuarse, no deben generar escándalo, sino compasión.

 

Muchas veces lo único que se requiere es un abrazo y dar cariño de acercamiento corporal, sin embargo es difícil comprender y aprender el comportamiento de cada enfermo. El panorama abrumador, debe ser considerado y explicado por profesionales de la salud en cada caso para mantener la tranquilidad en la familia. Pueden existir tratamientos.

 

“Los principios básicos de la moral y la ética se han rebasado y tienen que ser vistos de manera urgente desde otra perspectiva“

 

Sexualidad en pacientes institucionalizados

 

Otro punto que merece atención y debe ser conocido. Las instituciones como casas hogar o asilos, casas de día, dirigen sus actividades en forma pública, predominan espacios abiertos y colectivos, aún en los dormitorios, lo cual prácticamente acaba con la intimidad. Se espera que los pacientes se ajusten a las actividades medidas y programadas. La sexualidad en ningún momento se toma en cuenta.

 

El adulto mayor puede sentir que pierde el control de su independencia e individualidad. Simplemente no hay lugares privados y el ambiente es muy adverso para ejercer su sexualidad plena. Prevalece el temor a ser criticado, evidenciado o desalojado por simple ignorancia. El acceso a la información y todo lo referente a estos temas, no existe. Hay poca sensibilización y limitantes morales que complican esta situación.

 

Conclusiones

 

La sexualidad exitosa requiere de intimidad, salud, gozo, felicidad real y no solo coital. Es un acto reflexivo y motivacional. La educación sexual comienza desde el nacimiento y termina con la muerte. El deseo sexual existe toda la vida, pero es controlado desgraciadamente por circunstancias físicas, psicológicas, sociales, religiosas, viudez, entre otras en el adulto mayor.

 

La sexualidad es mucho más que el coito: es cariño, comprensión, caricias, gestos, roces, lenguaje corporal, todo con la finalidad de compartir amor. La falta de pareja para desarrollar todo lo anterior, es una de las causas más frecuentes de pérdida de la sexualidad en el adulto mayor.

 

La necesidad actual que tenemos como sociedad, es buscar encaminar a nuestro adulto mayor a una mejor información y orientación sin prejuicios que lo lleven a una vida sexual sana. Que esto se traduzca en mejoras dentro de su vida social, sentimental, afectiva e incluso se combata la soledad.  No podemos permitir que nos rebasen los falsos estereotipos o mitos. Aprendamos de una vez por todas a vivir la sexualidad, explorarla, gozarla y entenderla desde muchos puntos, buscando una mejor calidad de vida y plenitud.

 

“ La juventud dura tanto como seamos amados “

Dicho de Oriente

Muchas gracias por leer esta página, agradeceré mucho tu comentario !!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This