EMAIL

ricardoreyes@adultomayorinteligente.com
 

TELÉFONO

771-7192664
771-7184665

OFICINAS

Av. Juaréz 803, Col. La Villita C.P 42060

VÉRTIGO EN EL ADULTO MAYOR

El vértigo en la actualidad, resulta ser un síntoma de alto impacto dentro de los trastornos del equilibrio en el adulto mayor. Su incremento en la población envejecida así como las consecuencias que se derivan, son de gran importancia en la geriatría moderna. Desde síndromes de caídas múltiples, fractura de cadera, aislamiento social y abatimiento funcional, pueden ser generadoras de incapacidad en el adulto mayor de forma permanente.

 

Los trastornos del equilibrio son un motivo principal de consulta por Geriatría, Neurología y Otorrinolaringología. Resulta difícil para el especialista evaluar y dar tratamiento a este síntoma por la relación que tiene el vértigo a múltiples procesos que lo pueden desencadenar de tipo benigno en su mayoría, hasta procesos malignos. Esto siempre requerirá un abordaje muy disciplinado por el equipo médico.

 

La prevalencia de vértigo en el adulto mayor a partir de los 65 años puede ser  hasta del 30%, esta cifra va incrementando de acuerdo al avance de la edad en un 10% cada 5 años, hasta volverse en uno de los motivos principales de consulta en pacientes de 75 años o más. Predominantemente se observa más en mujeres que en hombres.

 

DEFINICIÓN

Vértigo: sensación de desequilibrio, habitualmente rotatorio, pérdida de orientación en el espacio o desbalance con inestabilidad de la posición. Puede acompañarse de náuseas, vómitos o sudoración. Suele clasificarse en agudo con tiempo de duración menor a 2 meses o crónico cuando rebasa este tiempo.

 

Presíncope: sensación de caída inminente o desmayo.

 

Desequilibrio: sensación de inestabilidad en la marcha, sin percepción de giro de objetos.

 

Mareo: sensación vaga o inespecífica de inseguridad en el equilibrio, provocada por situaciones físicas o psicológicas. Puede ser definida también como desorientación en el espacio, sin sensación de movimiento. Él mareo puede ser un síntoma muy común dentro del vértigo, por lo que se sugiere para fines prácticos, utilizar como sinónimo de vértigo.

 

El control postural se mantiene por el funcionamiento integrado de los órganos de la visión, el sistema vestibular (oídos) y el sistema propioceptivo (nervios periféricos) que informan al sistema motor a través de los sistemas de control cerebeloso y extrapiramidal. Cualquier alteración sobre estos sistemas, puede causar vértigo o trastornos del equilibrio. Sobre ellos actúan factores cardiovasculares, respiratorios, metabólicos y psicológicos.

 

También existen muchas patologías que se incrementan en la etapa geriátrica que pueden afectar la postura provocando vértigo como diabetes mellitus, artritis reumatoide, parkinson, demencia, catarata, glaucoma, anemia, polifarmacia, solo por mencionar algunas. El envejecimiento afecta el sistema del equilibrio en todos sus niveles.

 

El  vértigo se clasifica en dos tipos principalmente:

 

Vértigo periférico: cuando se sospecha de afectación audiológica.

 

Vértigo central: se presenta con síntomas y signos de afectación neurológica. Es menos frecuente que el periférico. Solo se da en el 20% de los adultos mayores.

 

  VÉRTIGO PERIFÉRICO VÉRTIGO CENTRAL
Comienzo Brusco Insidioso
Intensidad Fuerte Leve
Síntomas Intensos Moderados
Síntomas auditivos (disminución auditiva o percepción de sonido o zumbido) Frecuentes Raros
Marcha Hacia el lado afectado Inestabilidad general variable
Síntomas neurológicos Ausentes Presentes

 

El envejecimiento por sí mismo no es causante de vértigo ni desequilibrio. Es la interacción de procesos patológicos diversos las causantes por las que un adulto mayor lo padezca con mayor frecuencia.

 

CAUSAS DE VÉRTIGO EN EL ADULTO MAYOR

 

Vértigo postural paroxístico benigno: Sin duda alguna el vértigo periférico más frecuente en la población adulta mayor en general, con incidencia marcada entre los 60 y 70 años. Se caracteriza por náusea, vómitos, precipitados por el cambio de posición de la cabeza. Afecta considerablemente la calidad de vida.

 

Enfermedades vasculares: De causa muy habitual, sobre todo cuando se añaden factores de riesgo como tabaquismo, hipertensión arterial sistémica, diabetes mellitus o enfermedades de corazón. Esta puede deberse por afectación del oído interno. En pacientes con disminución aguda de la audición, vértigo o ambas, se debe sospechar de infarto laberíntico. El vértigo es un síntoma muy común en ataques isquémicos transitorios e infartos isquémicos cerebrales.

 

Enfermedad de Méniere: La enfermedad es bilateral. Caracterizada por vértigo, baja audición, sensación de zumbido o ruido, sensación de ocupación en el oído afectado. Puede haber sensación de inestabilidad y vértigo durante varios días después del ataque agudo.

 

Hipotensión ortostática: Se caracteriza por presentar vértigo posterior a caída de la presión arterial derivados de cambios de posición repentina de acostado a sentado. También se observa posterior a la ingesta de alimentos, dentro de las primeras 2 hrs.

 

Fármacos: Los fármacos sin duda alguna son causa muy común de vértigo en el adulto mayor. Los antihipertensivos, anticonvulsivantes, antidepresivos, ansiolíticos, antibióticos, antihistamínicos, analgésicos, como los más importantes. Esto es derivado al uso indiscriminado y poco reflexivo de fármacos en el paciente geriátrico.

 

Causas sistémicas: Destacan enfermedades como hipotiroidismo, anemia, deshidratación, diabetes mellitus, infarto del miocardio y cáncer, como las principales.

 

Se debe entender que las causas de vértigo son muy amplias y variadas. Muchas de ellas con alto grado de complejidad. Sin duda, el vértigo es una patología que amerita ser evaluada de forma disciplinada y holística por el médico especialista.

 

Situaciones como inicio, frecuencia, duración, intensidad, factores desencadenantes, uso de fármacos y otros síntomas relacionados, podrán ser parte de una valoración geriátrica integral, dando inicio a un protocolo profundo que permita en conjunto con la exploración física e historial clínico, otorgar los detalles más importantes a estudiar.

 

El tratamiento de vértigo es variado, por ser una patología multifactorial. Muchos se podrán resolver hasta en un 50% de forma espontánea o cuando se corrigen causas desencadenantes. El principio del tratamiento de vértigo en el adulto mayor es descartar de forma rápida enfermedades que pongan en peligro la vida. Posterior a esto su médico podrá realizar algunas de las siguientes recomendaciones:

 

Tratamientos no farmacológicos:

  • Restricción de sal.
  • Resolución de barreras arquitectónicas para prevenir daño.
  • Evitar escaleras, uso de barandales, uso de suelos antiderrapantes.
  • Sesiones de tai chi para mejorar el equilibrio y balance.
  • Uso de bastones o andaderas, según sea necesario en cada caso.

 

Tratamientos farmacológicos:

  • Uso de medicamentos antivertiginosos como sedantes vestibulares, ansiolíticos, antieméticos, vasodilatadores, diuréticos y esteroides.

 

Rehabilitación vestibular:

  • De mucha utilidad y muy recomendada en afecciones vestibulares periféricas, centrales o posturales, consisten en ejercicios que combinan movimientos de los ojos, cabeza y cuerpo para estimular al sistema vestibular. Se realizan en periodos de 6 a 8 semanas o más de acuerdo a la respuesta que suele ser muy buena y adaptativa.

 

  • Maniobras como de Epley: para mejorar el movimiento de las partículas libres en el canal semicircular del oído. En un principio debe ser ejecutado por el médico especialista para valorar su función y utilidad.

 

  • Brandt y Daroff: muy utilizadas y recomendadas en el adulto mayor para el vértigo posicional.

 

  • Cowthorne: muy recomendadas al adulto mayor para trabajar el sistema vestibular del adulto mayor y disminuir con el tiempo vértigo en actividades diarias.

 

 

 

 

 

Tratamiento quirúrgico:

  • Reservado a casos en el cual el tratamiento farmacológico es ineficaz y no responde con rehabilitación.

 

El vértigo es sin duda una patología que requiere una evaluación delicada y objetiva para un tratamiento eficaz. Sin duda una patología multidisciplinaria donde diferentes especialidades médicas podrán interactuar para un diagnóstico preciso y por ende un tratamiento oportuno.

 

La parte de educación en el paciente es vital para prevenir el vértigo y con esto la disminución en la calidad de vida. Desde ejemplos sencillos como levantarse de la cama despacio, voltear con calma cuando nos hablan, recoger objetos del suelo de una manera correcta y pausada, evitar mirar hacia arriba y abajo de manera brusca hasta recomendaciones como evitar periodos de deshidratación entre muchas tantas que tiene la consulta geriátrica, podrán ser la diferencia entre evitar ataques agudos de vértigo y accidentes graves, situaciones que sin duda alguna suceden a diario en la vida del adulto mayor y debemos tratar de evitar de forma prioritaria.

 

“Nada mejor que la medicina preventiva”

 

 

Para saber más:

www.youtube.com/watch?v=KbzH3XjOug8 ( maniobra de EPLEY )

www.youtube.com/watch?v=cndFSbaZkJw ( maniobras Brandt y Daroff )

 

 

Muchas gracias por leer esta página, agradeceré mucho tu comentario !!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This