EMAIL

ricardoreyes@adultomayorinteligente.com
 

TELÉFONO

771-7192664
771-7184665

OFICINAS

Av. Juaréz 803, Col. La Villita C.P 42060

POLIFARMACIA EN EL ADULTO MAYOR

La polifarmacia es sin duda, una práctica que se observa cada vez más en la consulta geriátrica, es uno de los llamados “ síndromes geriátricos “, que cobra vital importancia en la actualidad, ya que no solo representa un reto para el médico geriatra, sino que sus alcances en cuanto a pérdida de calidad de vida al paciente son evidentes y en muchos casos podrá representar incluso la muerte de nuestro adulto mayor.

 

El envejecer, implica una serie de modificaciones morfológicas, bioquímicas y psicológicas que aparecen como consecuencia de la acción del tiempo sobre los seres vivos. El siglo XX pasará a la historia de la humanidad como el siglo en el cual el envejecimiento de la población se convirtió en un fenómeno de alcance global y es aquí donde la medicina geriátrica tiene una participación importante y fundamental para la vigilancia de la vejez.

 

« La fuerza curativa natural que habita dentro de nosotros es la mayor arma de que disponemos para recuperarnos »

HIPÓCRATES

 

El arte en geriatría, no se trata únicamente de diagnosticar y otorgar tratamiento a nuestro paciente. Se debe valorar cada situación de enfermedad de manera individual, ya que cada fármaco prescrito tendrá una forma diferente de interactuar en el cuerpo envejecido. Existirán múltiples factores que influyen en la respuesta del adulto mayor a las medidas terapéuticas otorgadas y que tendrán una relación entre sí. Es aquí donde la Geriatría se vuelve compleja y eficiente a la vez.

 

“ No se trata solo de curar al paciente, sino de cuidarle “

 

Aunque existen varias definiciones del significado de polifarmacia, nos apegamos a tres conceptos válidos y suficientes:

 

  • Organización Mundial de la Salud (OMS) lo define como: la administración simultánea de más de 3 fármacos no incluyendo vitaminas ni suplementos alimenticios.

 

  • Guías de práctica clínica mexicanas (GPC) lo definen como: el uso de por lo menos un fármaco potencialmente inapropiado o la ingesta de 5 fármacos o más al mismo tiempo.

 

 

  • Adulto Mayor Inteligente lo define como: consumo de tres o más fármacos en forma simultánea en el adulto mayor, no importando si son vitaminas o suplementos alimenticios.

 

 

La polifarmacia es un problema real y evidente en el adulto mayor en nuestro país. Sé ha podido demostrar que hasta el 90% de la población envejecida toma un fármaco por semana y de este 40% usan 5 fármacos o más a diario. Se han detectado poblaciones donde el promedio de polifarmacia es de 55-65% al ingreso hospitalario. Estas estadísticas no difieren mucho de lo evaluado en países de primer mundo, lo que llama mucho la atención y por supuesto no debe ser ignorado o subestimado, por las grandes repercusiones que tiene en el adulto mayor.

 

Factores de riesgo para polifarmacia

Enfermedades crónico degenerativas

Pérdida de funcionalidad

Síndromes geriátricos múltiples

Falta evaluación geriátrica integral

Edad ( 60 años o más )

Falla en la prescripción

Más frecuente en mujeres

Falla en educar al paciente, familiar o cuidador

Bajo nivel educativo

“ AUTOMEDICACIÓN “

Hospitalización frecuente

Mala percepción de salud

Ansiedad y depresión

Dependencia psicológica y emocional

“ CONSULTA A VARIAS ESPECIALIDADES “

Mala evaluación clínica ( pobres tiempos de consulta )

 

Los fármacos prescritos por el médico familiar, diversas especialidades así como la automedicación, suman al final una numerosa lista que el anciano cumple de forma más o menos regular. Debemos entender que  todos los fármacos pueden interactuar entre sí, producir efectos secundarios, con signos y síntomas que complican el proceso diagnóstico y terapéutico. Los ancianos más frágiles con deterioro cognitivo, problemas sensoriales o abandono familiar, presentan mayor riesgo de confundir la posología y, por tanto, aumenta el riesgo de errores en las tomas, con la consiguiente iatrogenia.

 

Sin duda, la polifarmacia se ha convertido en un síndrome geriátrico difícil de erradicar, que en la mayoría de las veces es derivado de malas costumbres que se tienen para prescribir fármacos sin una buena evaluación clínica, en el entendido de un beneficio inminente al adulto mayor, una idea por demás equivocada y grave.

 

Reacciones adversas más frecuentes en el adulto mayor por la polifarmacia

 

Hipoglucemia

Sobreanticoagulación

Delirium

Caídas

Incontinencia urinaria

Desnutrición

Trastornos del sueño

Deterioro cognitivo

Hipotensión arterial

Insuficiencia renal

Trastornos hidroelectrolíticos

Inmovilidad

 

 

Fármacos más consumidos por el adulto mayor

 

Diuréticos

Analgésicos

Antiinflamatorios

Ansiolíticos

Laxantes

Antiácidos

Vitaminas

 

 

Las consecuencias de la polifarmacia se pueden resumir en 3 importantes puntos:

 

  • Reacción adversa al medicamento: cualquier respuesta a un fármaco que sea nociva y no intencionada, que se produce en el paciente en dosis para prevención, diagnóstico o tratamiento.

 

  • Interacciones medicamentosas: efecto que tiene un fármaco sobre otro.

 

  • Cascada de prescripción o lo que yo denomino como efecto domino: la prescripción de un nuevo medicamento para tratar síntomas que surgen de una reacción adversa de otro fármaco.

 

Los cambios relacionados con el envejecimiento influyen de manera importante el actuar de los fármacos en el paciente anciano. Siendo este grupo de edad el mayor consumidor de fármacos, me parece objetivo, prudente y muy responsable el poder que amerita conocerlos. Hoy día la parte médica geriátrica tendrá que usar las terapias individuales más correctas, aunado al conocimiento, responsabilidad y sensibilidad característica, realizará las preguntas más adecuadas que mejoren la eficiencia en la prescripción de fármacos:

 

  • Considero las interacciones de los fármacos que prescribo ?
  • Tomo en cuenta la relación costo-beneficio ?
  • Realmente los necesita el paciente ?
  • He considerado retirar medicamentos en lugar de seguir recetando más ?

 

La salud en el anciano no puede ser vista como ausencia de enfermedad, sino como el estado óptimo con el que el adulto mayor se enfrenta a los problemas de la vida diaria tanto física y psicológicamente. En toda decisión terapéutica, se debe valorar el pronóstico funcional y de manera objetiva priorizar los hallazgos patológicos, esto con la finalidad de una mayor calidad de vida y un mejor futuro.

 

La administración de fármacos implica un largo ejercicio de sentido común y lo que podríamos llamar experiencia empírica. El seguir respetando malas costumbres aunque sea en el uso de vitaminas o permitiendo presiones familiares para otorgar un medicamento, significará que nuestra apatía es mayor a la necesidad de nuestro paciente.

 

Hoy día, los médicos geriatras cuentan con herramientas suficientes para detectar y tratar la polifarmacia. Sabemos de la importancia que representa en nuestro adulto mayor el manejo de dosis, interacciones, ajustes y su relación directa con el proceso de envejecimiento. Hoy educamos a nuestros pacientes, familiares y cuidadores, para entender la importancia y responsabilidad que conllevan los fármacos así como su relación directa con la vejez.

 

Una vez establecido, nos volvemos corresponsables de la salud de nuestro adulto mayor de una manera digna y eficiente. Prevención antes de enfermedad.

 

 

« Enseñemos a los pacientes a no tomar medicamentos »

 

WILLIAM OSLER

 

Muchas gracias por leer esta página, agradeceré mucho tu comentario !!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This